Los SIPS de electricidad (Sistema de Información de Puntos de Suministro) son las bases de datos que las empresas de distribución eléctrica, Distribuidores, ponen a disposición de las empresas comercializadoras para proveer a las mismas de información de todos los puntos de suministro conectados a su red.

Al ser el Distribuidor el propietario de la red de media tensión, es su responsabilidad el mantener, al menos, dos tipos de datos relativos a sus puntos de suministro:

  • Información estructural del punto: como su ubicación geográfica, la tarifa de acceso y potencias contratadas, tensión, fecha de alta en el sistema, etc.
  • Información de consumos: el Distribuidor es el responsable de la adquisición de la medida (lecturas del consumo eléctrico) de los suministros conectados a su red, por lo que dispone de esta información.

Las empresas de comercialización de energía tienen derecho a acceder a la información “básica” de los puntos de suministro de España. Las distintas regulaciones han modificado los datos a los que han podido ir accediendo estas empresas. El último cambio fue introducido el 5 de diciembre de 2015, con el Real Decreto 1074/2015, de 27 de noviembre. Según su artículo segundo y apartado dos, los Distribuidores debían dejar de informar de los siguientes datos:

  • Ubicación del punto de suministro (incluía la dirección completa del punto): Actualmente esta información se ha reducido a la provincia, municipio y código postal.
  • Nombre y apellidos o denominación social y forma societaria del titular del punto de suministro: esta información ha desaparecido completamente.
  • Dirección completa del titular del punto de suministro: esta información ha desaparecido completamente a día de hoy.
¿Por qué necesitan las empresas comercializadoras el acceso al SIPS?

Cuando el Comercializador firma un contrato de suministro de electricidad con un cliente, necesita saber cuáles son los datos básicos del suministro. Esto le permite lo siguiente:

  • Asegurarse de disponer la información actualizada y correcta, pues no siempre los consumidores pueden proveer toda la información que necesita el Comercializador o incluso pueden llegar a equivocarse al comunicarla.
  • Saber qué productos le puede ofrecer al consumidor. Por ejemplo, en el caso de un cliente residencial puede saber si dispone de una tarifa diurna o nocturna, cuál es su potencia contratada, etc.
  • Proponer al cliente potencial un cambio en sus condiciones contractuales relativas al suministro que puedan suponer un ahorro en su factura. Por ejemplo, podría sugerir un cambio de tarifa o de potencia que le permitiese reducir lo que paga en peajes, lo cual hace que el comercializador pueda ofrecer a su potencial cliente unas condiciones económicas mejores a las que tiene sin ajustar tanto su margen.
  • Hacer una estimación de lo que podría ganar con ese cliente basándose en los consumos del último año (el SIPS provee de información agregada en forma de lecturas mensuales o bimensuales del consumo de energía del punto de suministro).
  • Llevar a cabo los trámites del cambio de comercializador con el Distribuidor (switching) disponiendo de los datos reales y sin errores.
  • Realizar estudios más avanzados en base a los consumos y a las medidas del maxímetro o del contador de energía reactiva que permitan al cliente reducir en costes que, una vez más, permitirían al Comercializador no tener que ajustar tanto su margen para poder ofrecer al cliente un buen ahorro económico.
¿Cómo obtiene el Comercializador estos datos?

Actualmente, un Comercializador de electricidad que esté dado de alta como tal en España puede acceder de tres maneras:

  • Solicitando los SIPS a cada uno de los Distribuidores: en este caso cada Distribuidor provee sus archivos con su formato particular. No existe un estándar y, por lo tanto, el procesamiento de cada fichero es diferente. La ventaja frente a acudir a la CNMC es que, al menos en el caso de los grandes Distribuidores, es posible su adquisición vía telemática.
  • Asistiendo presencialmente a la CNMC para solicitar los archivos del os SIPS de todos los Distribuidores unificados: En este caso los ficheros tienen un formato unificado, independientemente del Distribuidor al que corresponde el punto de suministro.
  • Accediendo al API de la CNMC y descargando el fichero de los SIPS: este proceso implica un tratamiento posterior de los datos para poder utilizarlos.

Una vez que dispone de los datos, sea a través de cada Distribuidor o acudiendo a la CNMC, el Comercializador tiene que procesarlos. Teniendo en cuenta que corresponden a todos los suministros de España (más de 30 millones), el Comercializador se encuentra con una situación en la que ha de tratar volúmenes ingentes de información para poder consultarla de manera legible.

Con Kommodo SIPS, el Comercializador puede realizar el tratamiento de los datos de los SIPS de forma ágil. La aplicación soporta el tratamiento de datos de los SIPS de los 5 principales Distribuidores, esto es, más de 27 millones de suministros. Gracias a las tecnologías Cloud nativas con las que se ha desarrollado la aplicación, es posible realizar la actualización de estos SIPS con periodicidad semanal y acceder a la información filtrada de manera prácticamente inmediata. Con esta herramienta el Comercializador podrá, en tiempo récord, realizar las siguientes operaciones:

  • Consulta de la información estructural de los puntos de suministro
  • Consulta de la información de los consumos disponible en el SIPS
  • Filtrado de los puntos de suministro por tarifa de acceso, Distribuidor, evitar los impagos, suministros con potencia optimizable o penalización de reactiva, por consumo y potencia contratada, etc.
  • Acceso a cálculos del ahorro anual que tendría un cliente al optimizar su potencia
  • Exportación de datos a CSV (formato de fichero estándar que se puede abrir en Excel u otro procesador de hojas de cálculo)

Los usuarios no tienen que preocuparse, en ningún momento, de cambios en el formato de los SIPS debido a temas regulatorios o propios del Distribuidor.

Para poder consultar todo el potencial de la herramienta, puedes acceder a la página de funcionalidades de Kommodo SIPS.

En definitiva, el acceso a los SIPS por parte de los Comercializadores es fundamental, tanto para su labor comercial como para los procesos de cambio de comercializador que han de realizar a posteriori con el Distribuidor pertinente. Con la herramienta Kommodo SIPS estas empresas pueden optimizar el acceso a estos datos y maximizar la explotación de su información.