Algunas funcionalidades de Kommodo SIPS, como la optimización de potencia comentada en otro artículo, ofrecen un valor añadido al abrir la posibilidad de poder realizar una mejor oferta a un cliente sin que necesariamente haya que ajustar más los precios por los servicios prestados. Esto se debe a que introduciendo cambios a nivel contractual o en la instalación eléctrica del consumidor, es posible reducir sus costes anuales sin que esto repercuta negativamente en el margen del Comercializador.

Por lo tanto, una vez que el Comercializador ajusta su oferta económica puede, además, utilizar alguna de estas herramientas para dotar de mayor atractivo a la misma por conseguir un mayor ahorro anual para el consumidor.

Kommodo SIPS incorpora el cálculo de la penalización por reactiva (que se podrá calcular siempre que se disponga del medidor de reactiva oportuno), permitiendo ver si un cliente tiene costes anuales en alguno de los periodos tarifarios en concepto de excesos de reactiva. Dado que la penalización no se realiza sobre el total de la energía reactiva generada, sino sobre la cantidad que supere cierto umbral (que depende de la cantidad de reactiva generada respecto a la energía activa consumida), Kommodo SIPS usa las lecturas de energía activa y reactiva para calcular cuánto es el exceso y cuál es el importe económico correspondiente.

En la siguiente imagen se pueden observar los datos proporcionados por la herramienta:

Con esta información, el Comercializador puede proporcionar a sus potenciales clientes el servicio de instalar baterías de condensadores para reducir la cantidad de energía reactiva vertida a la red. De este modo, si bien es necesaria una inversión inicial para realizar la compra de baterías, es posible calcular cuál es el ahorro anual que tendrá el consumidor una vez que se haya realizado la instalación. De esta manera, el Comercializador puede proponer al consumidor acciones que le permitan obtener un mayor ahorro al cambiarse de comercializador.