Con la carga de los SIPS se calcula, siempre que sea posible, la optimización de potencia para cada periodo tarifario. De esta manera se puede detectar si un CUPS podría mejorar su potencia contratada en uno o varios periodos.

Para ello es necesario disponer de la potencia contratada y de la información de potencia consumida que viene en las lecturas del SIPS. Este segundo dato no está disponible para todos los puntos de suministro, pues existen instalaciones eléctricas que no disponen de maxímetro. Por ejemplo en el caso de las residenciales (tarifas 2.X fundamentalmente) lo habitual es que exista un ICP que, una vez se alcanza la potencia máxima, corta la luz. Es lo que comúnmente conocemos como “saltar los plomos”. Por otra parte en los suministros industriales, donde cortar el suministro es impensable (pues pararía la producción) sí es habitual encontrar un maxímetro que permite saber la potencia máxima que se ha alcanzado en un periodo.

Por lo tanto en aquellos puntos de suministro en los que no hay un maxímetro instalado no es posible realizar un estudio de optimización de potencia con la información de los SIPS de electricidad.

En el artículo sobre cómo hacer uso de la optimización de potencia para mejorar las ofertas a clientes potenciales se detalla el tipo de información que Kommodo SIPS proporciona respecto a la optimización de potencia.