Al realizar la carga de los SIPS se calcula la penalización por energía reactiva para cada periodo tarifario.

Para ello es necesario disponer de las lecturas de SIPS con información de la energía consumida y la energía reactiva para poder ver la proporción de energía reactiva respecto a energía activa y calcular el coste de la penalización (si se excede en demasía la energía reactiva vertida a la red).

No obstante no todos los puntos de suministro disponen de información de energía reactiva, ya que no todos están “controlados”. Es decir, no todos disponen de un medidor de energía reactiva. Por ejemplo en el sector residencial lo habitual es que no exista este tipo de medidor (aunque la distribuidora podría exigir la instalación de uno si detectase que una vivienda genera demasiada reactiva), mientras que en la industria sí.

Por lo tanto, en aquellos puntos de suministro en los que no haya un medidor de reactiva instalado no puede haber nunca penalización, pues la energía reactiva no se está midiendo ni controlando.

En el artículo Mejora tus ofertas a clientes: Penalización de reactiva se proporciona información adicional relativa a la penalización por reactiva.